noviembre 26, 2007

Las dietas que disminuyen los problemas coronarios

Filed under: Nutricion — admin @ 2:22 pm

Dieta

Las dietas bajas en hidratos de carbono podrían ayudara las personas obesas a mejorar sus niveles de colesterol,ya que este plan de alimentación reduce la ingesta de grasas,según los resultados de una nueva investigación. Durante la obesidad,el cuerpo tiende a estar en un estado de inflamación crónica que conspira con otros factores que promueven el endurecimiento y angostamiento de las arterias, que a su vez pueden derivar en ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. Estaba comprobado que los regímenes bajos en carbohidratos contribuyen a combatir el exceso de peso, pero se desconocía si también reducían la inflamación en el cuerpo. En teoría, se pensaba que aún las dietas bajas en hidratos de carbono, presentaban un alto contenido de grasas que elevaría los niveles de un marcador inflamatorio en la sangre considerado como un factor de riesgo importante para futuros accidentes cardiovasculares y coronarios, llamado “proteína C reactiva” (PCR) o CRP (por sus siglas en ¡nglés),quees producida por el hígado cuando hay una infección o una inflamación aguda en el cuerpo. El régimen bajo en carbohidratos provoca un descenso en los niveles de colesterol.
Sin embargo, cuando los autores del estudio, liderados por el doctor Prakash Seshadri del Centro Médico Philadelphia Veterans Affeirs, Estados Unidos,compararon los efectos de las dietas bajas en carbohidratos en 78 pacientes extremadamente obesos, con una más tradicional y restrictiva en calorías, descubrieron que con el plan de reducción de los hidratos de carbono se alcanzaron niveles menores de proteína C reactiva.
‘Todos los hidratos de carbono, en alguna medida están relacionados con el metabolismo de las grasas -aseguró el doctor Eduardo Gobbijefe del Servicio de Medicina Preventiva y Director del Programa de Nutrición y Control de Peso del Sanatorio Mater Dei – El alto consumo de hidratos de carbono, produce un aumento de los triglicéridos en sangre en la mayoría de las personas que ingieren mucho este tipo de alimentos o que no los pueden manejar, como es en el caso de los diabéticos la hipertrigliceridemia es perjudicial directamente para el árbol vascular, y de ahí se produce la agregación de la placas de colesterol y triglicéridos y eventos vasculares que pueden terminaren un infarto o un problema cardiológico” Gobbi explicó que “indirectamente consumir sólo una baja cantidad de hidratos de carbonos, sobre todo los simples, como son los azúcares y los dulces, ayuda a prevenir los altos índices de triglicéridos y por ende constituye un factor protector” En una primera instancia, los hombres y las mujeres cuyo PCR era elevado mostraron una disminución más marcada tras seguir una dieta baja en carbohidratos que los pacientes que hicieron una dieta baja en calorías. Vale destacar que la mayoría de los pacientes estudiados mostraban altos sus niveles al comienzo de la prueba. Sin embargo, los pacientes cuyas mediciones de la proteína oscilaban de bajo a moderado, notaron un incremento en el índice de PCR al seguir un plan dietario bajo en carbohidratos.

Características
Además estos regímenes demostraron otras ventajas por sobre las dietas bajas en grasas. Mientras que ambas revelaron, en general, beneficios similares en relación a los niveles de colesterol,con el régimen bajo en carbohidratos el colesterol “malo” conocido por su lipoproteína de baja densidad (LDL), declinó en gran medida. Este tipo de colesterol LDL es rico en triglicéridos y las investigaciones lo han relacionado con la progresión de las enfermedades en las arterias. Asi mismo, después de 6 meses, los pacientes que implementaron el plan de alimentación baja en hidratos de carbono, perdieron un promedio de 5 kg. más que aquellos que siguieron la dieta hipocalórica. El 43 por ciento de las calorías que consumía el grupo de los carbohidratos provenían de las grasas, en comparación con el 33 por ciento de las otras personas. El estudio fue publicado en la edición de setiembre del American Journal of Medicine.

Los carbohidratos
El organismo transforma los almidones y azúcares en glucosa. Las necesidades del organismo son cubiertas por la alimentación. Los carbohidratos pueden ser absorbidos directamente en el intestino,sin necesidad de ser degradados.
Una vez realizado este proceso, pasan al hígado que es capaz de almacenarlos en forma de glucógeno,que a su vez es transformado continuamente en glucosa que ingresa a la sangre y es consumida por todas las células del organismo. La cantidad máxima de glúcidos que podemos ingerir sólo está limitado por su valor calórico y nuestras necesidades energéticas, es decir, por la obesidad que podamos tolerar. La familia de los hidratos de carbono incluye la de los azúcares y los almidones. A pesar de que ambos tipos de carbohidratos son transformados en glucosa, los alimentos ricos en almidones, como los granos y vegetales, usualmente proveen vitaminas, minerales y fibras. En cambio los azúcares como los caramelos, budines, cereales azucarados, proveen calorías vacías, que proporcionan energía pero no nutrientes. El organismo obtiene los carbohidratos del reino vegetarse encuentran en abundancia en féculas y azúcares. El exceso de carbohidratos en la alimentación provoca la obesidad. La falta de ellos causa la malnutrición.
• De origen animal: Carne magra, carne grasa, leche de vaca, huevos.
• De origen vegetal: Legumbres, harina de trigo, pan, papas, frutas.
La silueta
Las dietas hipocalóricas son consideradas como ideales para controlar el peso o perder kilos de más, con moderación. En estos planes de alimentación, son prioridad los alimentos naturales poco elaborados. Frutas y verduras son la base de este programa, pero el resto de los nutrientes también entran en juego, aunque reducidos a cantidades mínimas. Basadas en el control y la limitación de las calorías consumidas, estos regímenes han sido empleados desde siempre para perder peso de una forma saludable.
Están compuestos por alimentos que aportan una buena nutrición y escasas calorías, donde lo importante es ingerirlos en la proporción adecuada y la cantidad necesaria. Su éxito depende de la variedad de los ingredientes que conforman sus platos.
El doctor Gobbi describió la diferencia entre ambos regímenes:”En una dieta baja en carbohidratos principalmente se aumentan la cantidad de proteínas, es decirla cantidad de carnes que se van a consumir. Por otra parte una dieta hipocalórica, es reducida en calorías. Normalmente se hace un cálculo de las necesidades de cada paciente en cuanto a las calorías y cuando se prescribe una dieta para reducir el peso en una persona, se le prepara un plan de alimentación con menos calorías que las que necesita para que en esa diferenciare lo que necesita y lo que le damos, consuma la grasa que tiene acumulada” concluyó.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin Comentarios »

Sin comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario