mayo 18, 2008

Hábitos intestinales

Filed under: Embarazo — @ 8:55 pm

Hábitos intestinales

Durante el embarazo es común que la mujer experimente ciertas dificultades relacionadas a los hábitos intestinales. Esto significa que puede aparecer constipación, a veces pertinaz, así como también, hemorroides.
En ocasiones, la expulsión de heces duras, se asocia con la presentación de fisuras sangrantes y dolorosas en la mucosa rectal. Todas estas molestias se producen en forma secundaria a la relajación generalizada de la musculatura lisa, a la compresión que ejerce el útero en crecimiento sobre el colon, al comienzo del embarazo, y al final de éste, por la cabeza fetal o la parte fetal que se presente.
¿Qué se puede hacer para prevenir o revertir tales molestias?

En primer lugar, destacamos la importancia de una dieta rica en fibras vegetales, que además de aportar a la futura madre vitaminas y minerales fundamentales para el normal desarrollo del embarazo, facilitan el tránsito intestinal. En este sentido, las verduras de hoja, compotas de fruta, las semillas y cereales integrales resultan muy beneficiosos. En casos de estreñimiento severo, puede ser útil adicionar germen de trigo, salvado, lecitina de soja, miel, mayor proporción de verduras cocidas, yogur, al tiempo que se evita o limita el consumo de alimentos refinados, harinas blancas, embutidos, golosinas e irritantes como los picantes o el café.
A su vez, es conveniente beber abundante líquido, preferentemente agua sin gas. No es recomendable utilizar sustancias purgantes ni realizarse enemas, teniendo presente que ante todo cambio o desequilibrio en los hábitos intestinales, es básico consultar al obstetra tratante para seguir sus lineamientos.
En segundo lugar, la práctica diaria de actividad física como ser caminar o hacer ejercicio moderado, predispone a hábitos intestinales más saludables y regulares.
En tercer lugar, es recomendable reducir stress y ansiedad, ya que son elementos que, ocasionalmente, también, influyen. Esto implica no caer en sobreexigencias y respetar el tiempo de descanso del organismo.
Cabe señalar, que a la situación fisiológica vital que la mujer transita y sus correlatos hormonales, se le integran las vivencias psicológicas propias de este período. Esto implica que, en la aparición de irregularidades en la movilización intestinal, ya sea el estreñimiento recurrente, la más habitual, o esporádicas diarreas, podrían estar interviniendo factores de índole subjetiva. Entre otros, a un nivel que escapa de lo conciente, se ponen en juego fantasías y mecanismos que, con cierta frecuencia, interfieren con la normal evacuación intestinal.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Sin Comentarios »

Sin comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario