abril 15, 2008

Anticonceptivo masculino con semillas de algodón

Filed under: Anticoncepción — @ 10:51 pm

Anticonceptivo masculino

Una pastilla sin hormonas elaborada a partir de semillas de algodón por científicos, podría destronar en breve al preservativo como el método anticonceptivo más eficaz al servicio de los hombres.
La inédita “pildora masculina“, bautizada “nofertil“, ha sido probada en 500 pacientes de Brasil, China, Estados Unidos, Reino Unido y varios países de África sin ningún margen de riesgo, y será presentada a la comunidad médica en mayo próximo durante el X Congreso de Reproducción Humana, que se celebrará en la ciudad brasileña de Salvador.
El principio activo del comprimido es la sustancia química “gossipol“, una solución salina alojada en el bagazo del algodón que, sintetizada en laboratorio, es capaz de inhibir la acción de la enzima que desarrolla la producción de espermatozoides. Al consumirse la pildora, el “gossipol” elimina la solución en la que se trasladan los espermatozoides hasta la vagina. La pildora debe ser administrada bajo prescripción médica, ya que no es recomendada para hombres con tendencia a la infertilidad “porque los deja completamente estériles”. Pese a ello, “no tiene contraindicaciones para quienes no sufren problemas hormonales, ya que su efecto es reversible, si se consume en las dosis prescritas”.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

diciembre 28, 2007

Embarazo, como evitarlo respetando la naturaleza

Filed under: Anticoncepción — admin @ 3:48 pm

Parche

Siempre soñó tener un hijo, pero sabe muy bien que todavía no están creadas las condiciones: su situación económica no es tan estable como desea, o quiere terminar la carrera antes de constituir una familia más numerosa. Bien, si éste es su caso, existe un camino tan natural como placentero para evitar el embarazo. Básicamente, se trata de seguir gozando de las relaciones sexuales y de no apelar a la utilización de métodos antinaturales que le pudieran ocasionar efectos secundarios indeseados. La respuesta, como siempre, está en el profundo conocimiento de la naturaleza, nuestra aliada incondicional. Veamos cómo, con sus sabios consejos, la anticoncepción puede transformarse en un dulce juego entre los amantes.

El respeto a los procesos hormonales
La anticoncepción natural se basa en el conocimiento de los momentos de fertilidad de la mujer. En una época de auge de las técnicas artificiales del control de la natalidad, el uso de las herramientas naturales implica algunos sacrificios, como la abstinencia sexual en determinados períodos del mes.
Cuándo hablar de fertilidad
Es importante señalar que el hombre es siempre fértil. Los espermatozoides tienen una vida de cinco días y su producción es constante, por lo que deberían cuidarse siempre. La mujer, en cambio, lo es por un período de dos días a lo largo del mes. Es por este motivo que la fertilidad de la pareja está determinada por el intervalo de tiempo definido entre la vida larga del espermatozoide y la breve vida del óvulo.
En un período normal de 28 días, la ovulación se establece en el día catorce, ya que ésta comienza aproximadamente dos semanas antes del nuevo ciclo. De este modo, el período de fertilidad de la pareja está determinado por las variaciones femeninas.
El período menstrual femenino es el que ordena la fertilidad. ¿Por qué? Porque permite preparar al cuerpo para reproducir la especie.
En todas las mujeres sanas, el ciclo está dividido en tres fases que le permiten a su cuerpo producir el óvulo necesario para la reproducción.
La fase fértil es la más importante. En este momento se expulsa el óvulo del ovario para que pueda ser fecundado en un breve lapso de tiempo. En todas las mujeres se ven síntomas y signos relacionados con los cambios hormonales que identifican claramente este período. Antes de este momento se da una etapa relativamente infértil. Aquí se prepara al cuerpo para favorecer la evolución del óvulo y facilitar las condiciones biológicas para la reproducción.
La fase absolutamente infértil postovulatoria se caracteriza por la imposibilidad de que se dé una nueva ovulación, por sus implicaciones hormonales. Es un período fijo de doce a dieciséis días.

Métodos de anticoncepción natural
Si quiere evitar el embarazo sin tomar anticonceptivos artificiales, acá le contamos cómo funcionan algunos de los métodos naturales.
El Método Sintotérmico
Se descubrió en la década del setenta; está basado en el conocimiento de los síntomas y signos del cuerpo, de la temperatura corpórea y del moco cervical.
Los gráficos se trazan luego del quinto día del inicio de las pérdidas menstruales. A la mañana se mide la temperatura basal, y a la noche la del cuello uterino y del moco cervical. Se deben anotar los datos de la evolución diaria del ciclo. La temperatura basal indica la presencia de progesterona en el ovario luego de la ovulación, y establece el comienzo del período infértil. Se la debe tomar antes de levantarse a la mañana y a la misma hora todos los días, luego de descansar como mínimo tres horas seguidas. El termómetro, preferentemente se coloca en la vagina o en el ano durante tres minutos. Se dará cuenta de que ha empezado la infertilidad cuando, luego de seis tomas de la temperatura, hayan habido tres días consecutivos de elevación de la misma en dos décimas. Si la temperatura basal se mantiene elevada veinte días, prepárese: usted está embarazada.
La fertilidad también puede ser medida por el moco cervical que tiene características particulares, dependiendo de cada mujer. Hay algunas que presentan flujo todo el ciclo y otras en las cuales es escaso. En general, es fácil que en los días premenstruales exista poco moco. Estos son los llamados días secos. Después cambia la densidad, el aspecto y la cantidad, hasta llegar a presentar una mucosidad acuosa con aspecto de clara de huevo cruda. Estas características determinan la condición de fertilidad, para pasar a ser en el período postovulatorio escaso y denso.
MÉTODO BILLINGS
A través de esta opción, la mujer puede sentir y ver el moco, recogiéndolo con papel higiénico después de cada micción. Los cambios en la consistencia, y la apertura y el ángulo del cuello uterino, como consecuencia de la sensibilidad a los estrógenos, son un factor importante a tener en cuenta. Al acabar la menstruación está duro, y paulatinamente se va ablandando. Cuando llega el momento ovulatorio es fácil recoger moco con la palpación. Luego de la ovulación, los cambios son bruscos: el cuello se endurece, se cierra, baja y se inclina. Por supuesto, es muy importante que ante cualquier duda consulte a su ginecólogo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,