noviembre 1, 2008

Cuando la mujer no siente placer

Filed under: Sexualidad — admin @ 11:37 am

La anorgasmia femenina es considerada una de las disfunciones sexuales más comunes. No se trata de frigidez, sino de la falta de experimentación de orgasmos durante las relaciones sexuales. Conozca las causas y los tratamientos posibles.

El orgasmo femenino es un proceso complejo, que tiene componentes biológicos, psicológicos y sociales. Estos últimos son claves,dado que estudios antropológicos demuestran que en aquellas culturas en que se permite que la mujer disfrute del sexo como lo hace el hombre, la mujer tiene orgasmos. Mientras que en culturas que se censura el placer femenino, la mujer tiene muchas más dificultades para alcanzar un orgasmo.
Asimismo, la mente humana recibe los estímulos sexuales del cuerpo. La respuesta a ellos será procesada de acuerdo a normas de usos y costumbres aprendidos y practicados. Por ejemplo, si la mujer tiene sentimientos positivos hacia el sexo,disfrutará de él; por el contrario, si de manera consciente o inconsciente considera el sexo como algo peligroso y sucio, difícilmente podrá gozar. En este sentido,la anorgasmia es la ausencia persistente del orgasmo,después de una fase adecuada de excitación en la actividad sexual. Se trata de un problema que puede ser diagnosticado y tratado y, en la mayoría de las situaciones, curado. Este cuadro no es un trastorno ocasionado únicamente por factores orgánicos (enfermedades) o por trastornos de tipo mental (depresión), es una interacción de múltiples factores.

No es frigidez
Popularmente este cuadro se lo denomina con el término “frigidez” y allí surge el temor de las muchas mujeres que recurren a la consulta para saber si son,o no,”frígidas” Sin embargo, actualmente, la sexología desglosa este cuadro en dos bien diferenciados: -La mujer que tiene poco o ningún placer erótico ante la estimulación sexual.
-La mujer que, aunque puede excitarse en determinadas circunstancias, no llega al orgasmo o lo logra con gran dificultad. Asimismo, hay que diferenciar también a la mujer que nunca ha experimentado placer erótico con nadie y en ninguna situación, de aquellas que han respondido en alguna ocasión a la estimulación adecuada y al placer sexual, y dejan de responder sólo en situaciones específicas.
Cabe aclarar que la anorgasmia no es frigideces una ausencia de orgasmo recurrente, que persiste en el tiempo sin modificaciones. En síntesis: es una falta de respuesta cerebral a los diferentes estímulos, que sirven para que la mujer sea excitada en los puntos del cuerpo que posee para tal finalidad.

Tipos
Existen varios tipos de anorgasmia femenina:• Primarias. En aquellas situaciones donde la mujer nunca pudo tener un orgasmo desde el inicio de la actividad sexual,fenómeno que puede durar algún tiempo (meses,a veces años). Sucede en el 10% de los casos. -Secundarias.Sucede cuando luego de un período determinado de haber tenido orgasmos normalmente,la mujerya no los tiene. Tradicionalmente se la denominaba “frigidez sexual” término que prácticamente se ha sido erradicado de la sexología, por su connotación peyorativa, ya que etimológicamente significa “frialdad total” (anestesia sexual total y primaria) para todo estímulo erótico. •Total. Es aquella que acontece cuando la mujer no logra el orgasmo con ningún estímulo.
• Parcial. Es aquella por la cual la mujer logra el orgasmo con determinado estímulo y no con otro. Por ejemplo, puede darse el caso de que tenga orgasmo por autoestimulación a solas,y no en compañía,o que lo logre sólo estimulando su clítoris durante el coito, o sólo por estimulación manual de su compañero o sólo durante la penetración.
• Situacionales. Cuando sólo consigue tener orgasmos en determinadas circunstancias, formas de estimulación o con determinados compañeros sexuales (por ejemplo, pueden llegar al orgasmo mediante la masturbación, pero no durante las relaciones de pareja, o alcanzan un orgasmo con una pa-reja.ynoconotra).
•Coital. Sucede cuando la mujeres incapaz de llegar al orgasmo durante la penetración, pero si lo consigue con otro tipo de actividad sexual, como por ejemplo caricias o estimulación directa del clítoris. Hay que resaltar que la ausencia de orgasmo, sostenida en el tiempo, puede provocar dolor pelviano crónico, prurito y flujo vaginal,por la falta de descarga de la sangre acumulada en los genitales durante la excitación. lncluso su ausencia puede llevar, paulatinamente, a la inhibición del deseo sexual y a la evitación de situaciones sexuales, como forma de defenderse ante la frustración.

¿Por qué?
Existen varias causas que ocasionan este cuadro,y se dividen en:
♦ Causas orgánicas. En el desarrollo del orgasmo intervienen una serie de contracciones musculares -originadas por vía refleja-, de los músculos de la vagina. Los estímulos que aumentan la tensión y producen el climax provienen de estructuras nerviosas localizadas en el clítoris y en la vagina. Cualquier alteración de las estructuras nerviosas que llevan la información al cerebro -como una enfermedad, medicamentos, drogas o un traumatismo-, pueden ocasionar trastornos en el orgasmo. Es responsable sólo del 5% de los casos.
♦  Causas psicógenas. Dentro de este tipo de causa, la más frecuente es la ansiedad relacionada con la expectativa del orgasmo y la autovigilancia en las relaciones sexuales. Alcentrar la atención en el orgasmo e intentar controlarlo,en la mayoría de los casos lo único que se logra es inhibirlo. Una gran influencia en la inhibición del orgasmo,se observa también cuando aparecen sentimientos de culpa relacionados con creencias erróneas sobre el derecho de experimentar placer o sentimientos ambivalentes hacia la pareja con la que se está en discordia. Asimismo, otros factores psicológicos desencadenantes son conflictos edípicos irresueltos, duelos de seres queridos, fobias sociales y sexuales (fobia a la penetración y los genitales), ataques de pánico, antecedentes de abuso sexual o violación, depresión o enfermedades bipolares. Entre otras causas comunes figuran:
♦ Una mala estimulación por parte del varón, que no sepa cómo excitar a la mujer.
♦ Enfermedades neurológicas o metabólicas graves (problemas hormonales, hipotiroidismo, diabetes avanzada), los tumores, las operaciones castratorias que pueden afectar la respuesta orgásmica.
♦ La ingesta de determinados fármacos, como narcóticos, antidepresivos y sedantes.
¿Cómo se resuelve?
En el caso de las anorgasmias primarias, el principal objetivo consiste en ayudar a la mujer a que pueda tener su primer orgasmo, teniendo siempre presente que la causa más importante puede ser la obsesión por conseguirlo. Para resolver esta situación, una de las estrategias más utilizadas es la autoestimulación, dado que, como el cónyuge no participa, la mujer no siente la presión de su demanda y no tiene que preocuparse por él. Una vez alcanzados los primeros orgasmos, psicológicamente puede haberse adquirido cierta tranquilidad. En las fases siguientes, el tratamiento se dirige a extender dicha satisfacción a las relaciones con la pareja.
En aquellos casos de anorgasmia secundaria, el tratamiento está dirigido hacia las posibles causas del cuadro,buscándose fundamentalmente en tres áreas:trastornos orgánicos o por medicamentos, problemas con la pareja y trastornos psicológicos (ansiedad, depresión,etc).
Por último, en las anorgasmias situacionales, deberán identificarse cuáles son las situaciones en las que aparece esta disfunción, para intentar modificarlas o evitarlas.

CONSEJOS PARA LA CAMA
Si el hombre desconoce cuáles son las zonas corporales más sensibles de su pareja, o qué tipo de estimulo, con qué ritmo y frecuencia lo necesita, deberá esperar a que su mujer le marque dónde y cómo hacerlo. Para poder congeniar y conocerse recíprocamente, es imprescindible el diálogo abierto entre los miembros de la pareja, acerca de los gustos, preferencias y necesidades sexuales de cada uno.
Tener en cuenta la importancia del juego sexual previo a la penetración. Las mujeres necesitan entre 20 y 40 minutos para que su cuerpo esté disponible para completar la respuesta sexual. Por supuesto que esos tiempos varían según la personalidad de cada mujer, del tipo de relación de pareja, del conocimiento y la confianza recíprocas, entre otras cuestiones. Dejar de lado las sensaciones ajenas a la pareja. En el momento de mantener relaciones, la mujer deberá dejar de lado el enojo, la preocupación y la tristeza. Si no logra hacer esto, no se excitará.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,