marzo 10, 2008

Cómo preparar la piel para recibir al sol este verano

Filed under: Belleza — admin @ 3:25 pm

Cuidar la piel

Primeros pasos
-Limpieza y exfoliación. Ambos procedimientos son absolutamente imprescindibles, para que la piel esté preparada al momento de broncearse. Ésta renueva sus células aproximadamente cada 28 días, proceso en el cual aquellas que mueren se acumulan sobre las nuevas y cuyo efecto repercute en un aspecto opaco y apagado. Lo más indicado es la exfoliación: limpieza a profundidad, para la cual se pueden emplear compuestos naturales o elaborados químicamente. De esta manera, al eliminar las células muertas e ¡mpurezas,se conseguirá un tono uniforme. En realidad, la limpieza y exfoliación deberían hacerse durante todo el año.con una frecuencia aproximada de dos veces por mes (menos,si la piel es grasa). Para exfoliar la piel mediante un método casero, se puede utilizar azúcar y jugo de limón, mezclándolos hasta formar una pasta viscosa. Se aplica con movimientos circulares en todo el cuerpo y, pasado un tiempo, se retira con aguafría.Ésta es la manera más eficaz de eliminar células muertas, por lo que se recomienda hacerlo también al regreso de las vacaciones, cuando la piel se ha expuesto al sol más tiempo del habitual. -Hidratarían. Si en invierno es necesaria,en los meses de buen tiempo la hidratación resulta fundamental, debido a los factores externos -sol, aire acondicionado- que hacen que la piel se reseque, incluso se encuentra más expuesta que en los meses de frío. La vitalidad de la piel depende directamente de lo hidratada que esté, para lo cual debe actuarse desde dentro, bebiendo por lo menos 2 litros de agua al día, y por fuera, con la aplicación de productos que le proporcionen los nutrientes que requiere. Lo más común son las cremas hidratantes, que deben tener miel como parte de su fórmula, un importante antiséptico que brinda elasticidad y ayuda a la regeneración celular. Otro elemento que colabora notablemente en la salud de la piel es aloe vera, que favorece la rápida descomposición de las células muertas en la superficie de la piel, lo que la hace lucir más suave y radiante.
Preparar la piel
Como se mencionó anteriormente, lo primero es preparar la piel para conseguir un bronceado uniforme. Tener la piel limpia e hidratada antes de la exposición es un paso previo fundamental.
De este modose puede activar la melanina, que es nuestra pantalla protectora natural, para que experimente una fuerte subida al exponer la piel al sol,y evite las primeras que-maduras.Para ello existen los prebronceadores, que se aconsejan comenzar a aplicar -en lugar de la leche hidratante-, quince días antes de comenzar las vacaciones. Asimismo, los alimentos ricos en caroteno, como la zanahoria y el tomate, fabrican vitamina A, que facilita la producción de melanina. Los alimentes ricos en vitamina E y B -como el pescado y las legumbres-, evitan la deshidrata-don y la descamación de la piel, y ayudan a fijar y prolongar el bronceado. El siguiente paso es tomar el sol gradualmente, utilizando siempre un filtro de protección 15, como mínimo -tanto si la piel es blanca como si ya está bronceada- evitando las horas de mayor intensidad solar (de 11 a 16 horas). Media hora antes de tomar el sol, conviene aplicar el protector solar, y repetir dicha operación cada dos horas.
Durante los meses de mayor exposición solar, la piel deberá ser hidratada a diario, empleando alguna leche nutritiva que le aporte mayor humedad,flexibilidad y resistencia para evitar el envejecimiento prematuro. Las vitaminas de los cosméticos y productos solares protegen de las agresiones externas y ayudan a la piel a recuperarse de los daños causados por los rayos ultravioletas. Todas son importantes, pero especialmente las vitaminas A y E, porque son las encargadas de prevenir el fotoenvejecimiento y el cáncer de piel. La vitamina E actúa igual que un filtro solar en todas las capas de la dermis, mientras que la vitamina A (retinol) mejora el efecto barrera de la piel, mejorando su aspecto y elasticidad, por lo que resulta ideal para las pieles envejecidas; por su parte la vitamina B5 resulta un hidratante cutáneo realmente eficaz,y la vitamina C potencia la pigmentación de la piel, mejorando suprotección natural frente a los rayos solares.
Vitaminas y alimentos
Con el verano golpeando la puerta, la piel debe estar lo mejor predispuesta para que pueda resistir las agresiones de los rayos solares,y así adquirir un bronceado sin quemaduras. Los rayos ultravioletas aumentan la formación de radicales libres en el organismo, acelerando el envejecimiento cutáneo y aumentando el riesgo de padecer cáncer de piel. Por este motivo se recomienda consumir una cantidad suficiente de alimentos ricos en antioxidantes para contrarrestar el daño oxidativo que sufre el organismo. Las vitaminas A, C y E, los fiavonoides y los minerales como el selenio, son antioxidantes muy eficaces y se encuentran en muchos alimentos que se consumen en verano. Asimismo, uno de los nutrientes que ha demostrado mayor eficacia antioxidante y fotoprotectora es el betacaroteno, un precursor de la vitamina A. Cuando se ingiere, actúa destruyendo el oxígeno resultante de la peroxidación y formación secundaria de radicalesTodas estas propiedades convierten a esta provitamina en un arma efectiva frente al envejecimiento cutáneo y su degeneración fotoinducida. Ademas se elimina fácilmente, por lo que evita su acumulación en exceso. Parte de esta eliminación tiene lugar a través de los poros, lo que proporciona el color similar al bronceado,sin necesidad de exponerse al sol. De esta manera:
La vitamina A se encuentra en el hígado, la yema de huevo, el pescado graso y los quesos.
La Vitamina C esta presentes en las fresas los pimientos, el tomate, los limones, naranjas y kiwis.
La Vitamina E en los aceites vegetales como el de girasol,de maíz y soja,además en las almendras y avellanas. Los Betacarotenos en los melones, zanahorias y espinacas.
Los Fiavonoides: en las manzanas, ciruelas, cítricos, lechugas y coles. El Selenio en los crustáceos, los mariscos y los pescados, también en los champiñones, el ajo, la cebolla y los cereales integrales.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,