octubre 16, 2012

Técnica de meditación

Filed under: Terapias — admin @ 4:43 pm

SER TESTIGO.
Con frecuencia nuestra vida interior se asemeja a un descomunal tumulto. ¿Existe algún modo de estabilizar esta situación?
Una de las prácticas fundacionales y fundamentales de Raja (yoga) es el desarrollo de la actitud de un Sakshi -un testigo-. Debemos sentarnos tranquilamente en una postura meditativa (Sukhasana para los principiantes) y ser testigos de nuestra propia respiración, observando el aliento entrando y saliendo. Al principio los resultados son tenues, pero con el paso del tiempo, y al menos durante el transcurso de la práctica, se puede llegar a mantener esta actitud de testigo por unos instantes.
Sentado en Sukhasana y tras cerrar los ojos, se ha de dirigir la atención hacia la punta de la nariz. Esta es una zona sensitiva y se puede “testimoniar” el aliento entrando y saliendo. No debería haber ninguna interferencia para regular la respiración. Se debe entrar con la respiración y salir con la respiración. Hay que mantener en el ojo de la mente la figura serena y estable de Buda sentado en una asana meditativa, porque esto puede ayudarnos en la práctica. Cuando ésta está armonizada y se ha logrado cierta estabilidad, se puede, sentado en Sukhasana o en cualquier otra postura meditativa, observar los sentimientos y sensaciones. Una vez asentados en esta práctica y con el tiempo, se puede llegar a ser testigo de las emociones. Los pensamientos también tienen existencia propia, de modo que somos bombardeados sin descanso por pensamientos inútiles. El paso siguiente es, pues, observarlos y ser testigo de ellos en una postura meditativa. En la meditación del Yoga, la propia mente se convierte en objeto de estudio, mediante la práctica de Sakshi Bhava, el cultivo de la actitud de ser testigo.

Etiquetas: